Al emprender la aventura de montar un negocio de comida, algunos dueños se concentran demasiado en aspectos como la decoración, el equipo de cocina, la contratación del personal, pero descuidan un aspecto que puede convertirse en un grave problema del negocio si no se escoge adecuadamente: el diseño de la cocina industrial.

Aunque no esté a la vista de los clientes en la mayoría de los negocios, la cocina es responsable del producto final: la comida que tus clientes consumen en el local, y que genera en gran medida la buena o mala opinión que esos clientes tengan sobre tu negocio.

Lo primero es determinar cuáles son las necesidades de tu negocio.  Esto es importante porque la cocina industrial debe ajustarse en cuanto a su capacidad al movimiento de comidas que esperas para el día a día. No debes quedarte corto, ni tampoco debes hacer una inversión en un equipo de gran capacidad que va a estar subutilizado.

Es el área del que se dispone para el equipo. La elección de la cocina debe estar contemplada dentro de un diseño hecho por profesionales de la zona de preparación y manipulación de alimentos. No solo debemos instalar una cocina industrial, debemos tener espacio de almacenamiento, mesas de trabajo, equipos de refrigeración, entre otros.

El área de la cocina de tu negocio debe ser eficiente; es decir, debe permitir el mejor uso de los recursos de mano de obra y tiempo, además del menor desperdicio posible de materia prima.

Además no olvides que al ofrecer alimentos a tus clientes debe ser un área controlada, porque tienes la obligación de evitar cualquier contaminación de la comida.

Una vez diseñada, se debe buscar asesoramiento para la elección de los equipos para cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *